sábado, 15 de agosto de 2009

EL NACIMIENTO HOY parto por cesárea o natural

de Raquel Martínez#

SENTIR O NO SENTIR O SER O NO SER

SITUACIÓN ACTUAL:

Demasiado colágeno, mucha demostración de piel, todo para mostrar, todo modificado artificialmente. Nada de cambios sanos que impliquen cambios en la alimentación, desaprender malos hábitos y adquirir nuevos, gimnasia, caminatas, hacer el amor, hablarse, discutir sin pelear, construcción de vínculos. Todo rápido, maquillado, cirujeado, hecho por otros, para negar, aparentar. Culto al vacío. Vínculos vaciados de sentido. Quizás, buenas intenciones, pero un curso de pensamiento errado. El resultado: una sociedad con grandes roturas en el entramado y con tendencia a empeorar. Observamos gran escándalo social, rasgamiento de vestiduras, nadie se quiere hacer cargo, no compromiso, caos. Quizás sea un punto de partida, claro si se lo utiliza y sabe manejar.

Repensemos el parto. Me-les pregunto: parto es sinónimo de sufrimiento?. En este cuadro antedicho, pensar el parir en forma natural parece un anacronismo cultural. Cultura del vacío…para qué sufrir?, se impone pensar un detalle: Madre e hijo en íntima conexión, se acompañan naturalmente para el gran cambio, las contracciones ayudan al bebé a rotar, a acomodarse, lo estimulan a seguir esforzándose para querer salir a la luz. Es duro, pero es una caricia que expulsa, salvo que se lo tragedise y quiera evitar lo que se confunde con sufrimiento. Sí, hay dolor, pero físico por las contracciones, por el gran esfuerzo compartido, lo hay porque ya dejará de ser sólo de la mamá, pero no sufrimiento, no es una tragedia. Es la pura naturaleza humana haciendo su trabajo. Está apareciendo a lo social un nuevo e irrepetible ser. No se toma en cuenta lo trascendente de ese hecho, es un granito de arena, más sin la suma de ellos, no hay médano por qué tiene que ser un acto trascendente de esa magnitud anestesiado?.

En esta cultura de la mortificación, todo es queja, aún lo que aparece como protesta, por su anacronismo repetitivo ha dejado de ser una acción. Ya no hay transgresión, por tanto no hay cambio. Mi propuesta es aceptar, la necesidad de desaprender lo mal aprendido y re-crear encuentros con el otro, desde lo más elemental. Somos pares, y yo tengo una herramienta que te es útil. Nos necesitamos mutuamente. Recuperar la subjetividad, y salir de la encerrona trágica que obliga al médico, al obstetra, al partero, al psicólogo, al enfermero a ser un administrador de la pobreza. La salida es la recuperación del buen trato, de la ternura. Con el buen trato, amoroso, tierno y solidario, además de profesional, se logra la instalación del ser ético. El ser bien tratado, aprende a distinguir, qué es buen trato y qué no, y puede valorar y devolver lo recibido, apareciendo entonces la imposición de la justicia.

Anestesia o cómo matar el deseo

Por qué digo que la anestesia impide y- o dificulta la primera conexión necesaria entre el niño y su madre? Toda anestesia usada caprichosamente debería ser tomada como mala praxis, por el daño que causa, tanto a la madre como al niño, ya que, si no es necesaria, todo es riesgo en su uso, y nada es un beneficio mayor…….entonces…..La inne-cesárea, oculta en sí un pacto perverso (DESVIADO DE SUS FINES)entre un profesional médico que no puede sostener la espera, que no puede acompañar un proceso para el cual se preparó y juró actuar éticamente y una madre que:

* Confunde dolor con sufrimiento
* quiere “no saber”, inconscientemente qué es parir
* no puede, desde el comienzo asumir el compromiso de ser- madre.

Cómo llevará durante el proceso de vida su función materna?. Cómo podrá lograr su contacto-comunicación telepática para decodificar el mensaje de necesidades de su bebe? Un vínculo filtrado desde su comienzo, perversisado en su función es de mal pronóstico. El resultado es en principio la perdida de una mirada que profundice, con vistas a un cambio, la evolución de las relaciones humanas en general.

A quién beneficia el no sentir. Parto es sufrimiento?. Dolor es siempre homólogo de sufrimiento). Fernando Ulloa, plantea un término que es muy esclarecedor, nos habla de estar padeciendo en una cultura de la mortificación. Dice: “… ésta se da cuando las condiciones de calidad de vida de una población han disminuido sensiblemente….esto crea una situación de violencia y tensión, produciendo esta patología”. Sus efectos, pánico, temor al sufrimiento, pérdida de la sensibilidad, del deseo, comienzan a ser vividos como naturales. Se producen pérdida de la valentía, descenso de la capacidad intelectual y apatía. La re-negación, sella este triángulo anestesiante. Esta suma de perversiones, llenas de buenas intenciones, nos habla de la necesariedad de un cambio de paradigma, un cambio en la estructura del pensamiento que conllevaría por ejemplo el abandono de la individualidad y subjetividad y el paso a la inclusión en el NOSOTROS.

VER EN EL OTRO A UN HUMANO, ES LA GRAN POSIBILIDAD DEL CAMBIO.

Por qué decimos que la tecnología puesta al servicio de la medicina la deshumaniza?, porque fragmenta. Se impone una mirada que nos haga asumir las responsabilidades, que van, más allá del buen tecnicismo en nuestra práctica. Por ello, me interesa hablar de la necesaria re-humanización de las ciencias médicas

Por qué hablo de parto re-humanizado?. El acto médico, es un acto humano, pero su ejercicio actual está limitado, en la mayoría de los casos, al empleo de recursos técnicos, para optimizar el resultado, sin medir quién o qué está en juego y sin tener en cuenta, que nuestro acto médico al ser lineal, no reconoce, las verdaderas necesidades del otro-s implicado. Al actuar técnicamente no lo vemos, y ese mirar, desde nuestras necesidades que no lo toma en cuenta en las suyas, hace incompleto nuestro acto, que al ser también de ellos, acaba de excluirlos.

Hablo de la naturalización de actos, que al repetirse continuamente, y cómo socialmente todos lo hacen, se convierten en un círculo vicioso. Socialmente nadie denuncia, todos al convivir en condiciones negativas, negamos, y cuando las cosas desaparecen de la percepción, se convierten en un secreto, que nadie quiere develar ni transgredir. Produciéndose ese acto perverso del cual hablaba más arriba. Lo siniestro, es la familiaridad de lo in-familiar, permanentemente hay que negar lo que se ve y se sabe mal hecho.

Si la vida es efímera, porque todos somos mortales, por qué convertir los actos trascendentes en cuestiones aún más efímeras. Lo efímero es la existencia errante en el planeta, su finitud, esa es la mala noticia que necesitamos enfrentar, pero de su reconocimiento puede salir la buena noticia, tenemos un techo, una casa, una patria, necesitamos civilizar la tierra. Sabernos a todos con la misma necesidad y reconocernos parte, nos hace compasivos y solidarios: la esperanza en la co-construcción de un mundo más humano en el sentido de que todos venimos solos y nos vamos solos, pero podemos por ello mismo darnos compasivamente lo que tenemos.

Cambio de paradigma. Sabido es que una modalidad de pensamiento, determina nuestra manera de ver y actuar la realidad. Nuestro modelo actual de pensamiento, que creo –ESPERO en mutación, nos presenta ante nuestra propia derrota: sentir O no sentir, es el tema que hoy nos reúne y su consecuencia es desbastadora, somos una civilización que paga su adelanto y progreso tecnológico con idéntica pérdida de lo humano. Esta forma de pensar, de actuar de vivir de relacionarnos, basados en la indiferencia, el fanatismo, la intolerancia, la xenofobia, nos induce a actuar negando en el OTRO A NOSOTROS MISMOS. Ante los problemas técnicos, económicos y políticos nos esforzamos en profundizarlos. Se impone el cambio de la manera de PENSAR LA REALIDAD, a mi entender, como una forma de CAMBIAR LA REALIDAD

Todos somos hijos adoptivos. La adopción, es una cualidad fundante de la identidad y pertenencia al grupo. Todo niño al nacer, necesita ser mirado y refundado en su pertenencia a esa familia, por ahora sólo vivido por y a través de su madre. SOS MI HIJO, SOS NUESTRO HIJO. Son las palabras que cuánto antes son expresadas, desde el recibimiento, el festejo y el discurso, comienzan el entretejido del vínculo, establece nuevos nodos en la red familiar. Todo retraso, apuro, impedimento, por las urgencias no necesarias, retrasan lo necesario.

ES PARA TANTO? Puede preguntarse. Creo con dolor que es para más.

Tenemos todo para hacer, esa es la buena noticia. El cambio es posible, cada uno en su célula básica. Parece poco, pero así comienza un ser vivo, célula por célula. Cuanto antes el bebé humano reciba un trato amoroso, antes comenzaremos el cambio.
Gracias.

# RAQUEL MARTÍNEZ Lic. En Psicología UBA, investigadora y docente universitaria. Master en gestión social y gerenciamiento público USAL., Técnica en Ciudades Preventivas, miembro de la Asociación Argentina de Profesionales en Drogadependencia. Técnica en género. Investigadora del Instituto de Pensamiento Complejo

raquel189@hotmail.com; raque189@yahoo.com.ar

1 comentario:

Mundo de Ariadna dijo...

maravilloso articulo!! gracias