jueves, 21 de setiembre de 2006

Codigo Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna

Fragmento de un artículo traducido para el Boletín de Ibfan Alc Nº 171 -Año 4

The Ecologist (Abril 2006)
Autora: Pat Thomas

TRÁGATE ESTA!
Parte III

Para más información y para realizar denuncias sobre violaciones al código en www.lacmat.org.ar

En 1981 la Asamblea Mundial de la Salud (WHA, por su sigla en inglés) diseñó y adoptó el borrador del Código Internacional de Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna al observar con claridad que la disminución de las tasas de lactancia materna afectaban la salud infantil y que la publicidad de la fórmula infantil afectaba en forma directa en la decisión de la mujer respecto de no amamantar. La votación fue prácticamente unánime, siendo 118 los países miembro los que votaron a favor, tres los que se abstuvieron de votar y sólo un país, Estados Unidos, el que se opuso. (En 1994, tres años después de su oposición, Estados Unidos eventualmente se unió a toda aquella nación en vías de desarrollo como signatario del Código.)
El Código es el único instrumento que promueve una nutrición segura y adecuada para los lactantes en el nivel mundial en su intento por proteger la lactancia y velar por una adecuada comercialización de los sucedáneos de la leche materna. Se aplica a todos los productos comercializados como reemplazo parcial o total de la leche materna, incluyendo la fórmula infantil, la fórmula de seguimiento, las fórmulas especiales,
cereales, jugos, mezclas de vegetales y tés para bebés, además de aplicarse a biberones y tetinas. Asimismo, sostiene que ningún alimento infantil debe ser comercializado en algún modo que menoscabe la lactancia. Específicamente, el Código:

¦ Prohibe toda publicidad o promoción de estos producto al público general

¦ Prohibe la distribución de muestras u obsequios a las madres o profesionales de la atención de salud

¦ Exige que todo material informativo defienda la lactancia materna, advierta acerca de la alimentación con biberón y que no contenga imágenes de lactantes o texto que idealice el uso de los sucedáneos de la leche materna

¦ Prohibe utilizar el sistema de atención de la salud para promocionar los sucedáneos de la leche materna

¦ Prohibe los suministros gratuitos o a bajo costo de los sucedáneos de la leche materna

¦ Autoriza a los profesionales de la atención de la salud a recibir muestras, pero sólo para fines de investigación

¦ Exige que la información sobre los productos sea fáctica y científica

¦ Prohibe los incentivos de ventas para los sucedáneos de la leche materna y el contacto directo con las madres

¦ Exige que las etiquetas informen detalladamente acerca del uso correcto de la fórmula infantil y los riesgos de un uso incorrecto

¦ Exige que las etiquetas no desalienten la lactancia materna.

Es probable que un documento de esta índole no hubiera podido ser elaborado en la actualidad. Desde la creación de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y su carácter de ‘libre comercio’ en 1995, la mayor sofisticación de las estrategias del poder corporativo y la agresiva presión de las organizaciones de salud se incrementaron hasta tal punto que el Código podría haber perecido mucho antes de llegar a la etapa de votación final.

Sin embargo, en 1981, los estados miembro, corporaciones y ONG se encontraban en una posición algo más pareja. Al evitar que la industria publicitara la fórmula infantil, distribuyera muestras gratis, promoviera sus productos en las instalaciones de atención de la salud o a través de las bolsas con obsequios destinadas a las madres y los bebés, e insistiendo en un mejor etiquetado, el Código actúa como ente regulador ante la industria que de otro modo se vería libre para arremeter con un producto alimenticio inferior para los lactantes y los niños pequeños.

5 comentarios:

Alex dijo...

Mirá, yo estoy a favor de lactancia materna pero en contra del fanatismo. Y te explico porqué: al mes de nacida, Zoe no había superado el peso de recién nacida. El pediatra que comenzó a atenderla se fue de vacaciones a los 7 días de Zoe, así que fui para el control con el que dejó como sustituto. Yo le contaba que Zoe lloraba mucho y le pregunté si no sería de hambre. Me preguntó si yo le daba de mamar y le contesté que Zoe vivía prendida a mi teta. Me dijo que con eso solo estaba bien y empezó con una diatriba en contra de las leches maternizadas. La cuestión que mi hija estaba inconsolable y yo desesperada. Por fin volvió Horacio (el pediatra) y cuando la pesó me dijo que Zoe estaba casi desnutrida. Te podrás imaginar que yo empecé a las puteadas y le conté lo que me dijo el otro animal. Conclusión, Zoe empezó a tomar leche maternizada y santo remedio. Mi leche no le aportaba los nutrientes necesarios, de todas maneras, como a través de la lecha pasan más cosas además de nutrientes le seguí dando la teta hasta que la leche se me fue sola, a los seis meses. Cada caso es particular. Si bien es cierto que muchas madres no le dan la teta a los hijos, creo que tiene más que ver con las ganas de ellas que con las publicidades. Muchas minas se agarran de eso y lo usan como pretexto, la realidad es que no les quieren dar de mamar. Y si nos remontamos a siglos pasados, existían las amas de leche, minas que no querían dar de mamar y lo resolvían de esa manera. En esa època no existían las leches maternizadas ni las publicidades, existían las amas de leche, lo que existió y va a existir siempre son mujeres que no se dan cuenta de lo hermoso que es amamantar a un hijo.

Anónimo dijo...

Hay casos y casos, el fanatismo por el amamantamiento es una locura. Mi huja siempre tomo maternizada y es mas alta y gordita que los bebes de su edad y nunca se enfermo....dar de mamar no debe ser una obligacion, si una opcion.

A-X dijo...

Hola Turca...
1) gracias por pasar por mi blog... los recuerdos de secundario son lo más... por eso lo armamos
2) ¿Estoy enfermo? este texto me calienta un poco...

Besos

Ross dijo...

¨Yo les di de amamantar menos a uno que el otro. Pero al que el dí màs, está mucho más protegido por las alergias. Ambos siempre fueron delgados y sanos. No tuvieron diarreas severas y se están criando bien, sanos. Almacenaba leche en el freezer para que le dieran cuando estaba trabajando. Fue placentero y fácil luego del aprendizaje. Me encantó y duró lo que tenía que durar. Luego pasamos a la leche de soja (la nena es alérgica a la de vaca) y luego a leche de vaca. La nena no toma más leche en ninguna forma. Come quesos y algún yogurt. El nene sí. Son casos, me dirán: el hierro? come mucha fruta, mucha verdura y carnes.
Pero la lactancia es importante, llevadera, limpia, crea vínculos, etc. Adhiero totalmente y respeto a los que no adhieren, pero me parece bueno estimularla.

Alejandra dijo...

Pienso que se trata de un tema complejo, que requiere por lo tanto de una atención especial. No se trata de demonizar la leche maternizada, pero cuando hay un negocio detrás, razones hay para poner ojo en las políticas de publicidad y en las prácticas que pueden desfavorecer la lactancia materna. Creo que es fundamental que existan políticas públicas de apoyo a la lactancia materna, que no es nada fácil para muchas mujeres, y muchos médicos se engargan de hacer sentir mal a la madre que desespera en su intento...
A mí gracias al cielo me ha funcionado muy bien, y darle pecho a mi hija es un placer invaluable, pero se también de casos en que los suplementos han rescatado a madres e hijos de un infierno de estrés...
Es un tema sobre el que todos se toman la libertad de opinar, y peor, muchos médicos tienden a dar recetas cuestionables sobre lactancia: tantos minutos por lado, si se duerme aplique dolor, deje llorar a su bebé... al final cada experiencia es diferente y las mujeres necesitamos mucho apoyo en la tarea, que nos valoricen en nuestro potencial maternante y que se respeten nuestras decisiones. CReo que de eso se trata: además de información de calidad, de respeto y apoyo. Pienso que eso favorece la lactancia materna en definitiva.
Y muy bueno el blog, saludos a todas las mamás!!!