jueves, 24 de agosto de 2006

El saber de las mujeres

Hasta hace no muchos años la mujer embarazada contaba con un circulo familiar y social (madres, abuelas, tías, hermanas, vecinas, amigas,…) que la ayudaban en el proceso del embarazo, parto y posparto de una manera natural; muchas veces vivían en la misma casa, y el trabajo de la casa y el cuidado de los niños se repartía entre todas. Los hijos mayores veían amamantar a sus madres, a sus tías y, algunas hasta sus abuelas; crecían aprendiendo de forma natural el proceso de la lactancia y los cuidados al bebe. Así, la comunicación y el aprendizaje entre mujeres era tan natural como espontáneo.

Con el tiempo esta forma de funcionar ha ido cambiando, los cambios socio económicos, la incorporación de la mujer al mercado laboral, la postergación de la maternidad a edad mas avanzada de la mujer y las unidades familiares reducidas a la pareja y sus hij@s, y fragmentadas en función de las ocupaciones de cada uno; nos ha llevado a que la mujer se encuentre distante de la referencia de la madre o abuela, de esa comunicación y aprendizaje entre mujeres tan natural y saludable.
Esto, hace que la madre se sienta sola y después del parto cuando encara la soledad de criar a un hij@ sin ese apoyo, hace que se sienta distinta, a veces ausente, sin olvidarnos de cómo deben de contenerse unos padres sin esos aspectos familiares.
Sabemos que el sistema sanitario dispone de servicios para la atención de la mujer embarazada (educación maternal, consulta de control del embarazo), para el parto (hospitales y clínicas) y control del niño sano para el bebe; y profesionales: ginecólogos, matronas, pediatras...también “Doula” que asumen ese papel que antes hacían las mujeres de la familia de forma natural: ofrecen a la madre una ayuda tanto a nivel emocional como practico, con una actitud de respeto y amor a toda nueva relación familiar, lejos de los condicionamientos emocionales de la propia familia y de las presiones sociales.
La palabra “ Doula “ viene del griego y se utiliza hoy en día para denominar a una mujer que ayuda a otra, ofrece constante apoyo físico, emocional e informativo a la mamá en el embarazo, parto-nacimiento y posparto.

Una “Doula” ve el parto como una experiencia clave para la mujer ya que ésta la recordará toda su vida. Entiende la fisiología del parto y las necesidades emocionales de la mujer durante el trabajo de parto. Ayuda a la mujer y a su compañero para preparar y llevar a cabo sus planes para el nacimiento.
Se queda con la mujer durante todo el trabajo de parto para seguir apoyando en el nacimiento y las primeras horas de lactancia.
Observa el entorno para que la madre disfrute de bienestar, y proporciona un punto de vista objetivo sobre el proceso, ayudando a la mujer a obtener la información que necesita para tomar decisiones.
Facilita la comunicación entre los padres y los profesionales.
Visita y atiende a la mujer en el posparto para cuidarla, favorecer el desarrollo de la lactancia materna y observa la interacción con el bebé y con el entorno .
Es importante hacer hincapié en que la ”Doula” atiende y asiste a la madre, y así apoya a una mejor crianza con él bebé. Toda mujer bien sostenida, afectivamente comprendida y solidariamente escuchada, estará en buenas condiciones de ocuparse ella misma del bebé. La “doula” valoriza todas las sensaciones y considera la historia personal de cada mujer, la experiencia del parto, la realidad familiar, y social, el nivel de desarrollo personal, etc. Para que cada madre se encuentre en mejores condiciones de sostener, y nutrir física y emocionalmente al bebé recién nacido. La ”Doula” apoya en la díada madre-bebé, los acuna a ambos. Percibe su rol como el de la persona que nutre y protege a la mujer para que el recuerdo de la experiencia de la maternidad sea agradable.

Las “Doulas somos madres que hemos pasado por el proceso de ser madres y criar con el convencimiento de que hay otra manera de vivir la maternidad. Tenemos la información y formación que hemos descubierto en nosotras mismas, en nuestra maternidad y en la maternidad de otras mujeres, aprendemos de cada madre y cada bebé, de la lógica de la naturaleza y de cursos y talleres. Estamos al servicio de cada madre y de su mundo emocional particular. Aunque tengamos una profesión sanitaria o alternativa.
Debemos tener gran capacidad de escucha, un cuerpo dispuesto, tiempo y saber transmitir los conocimientos de todas las mujeres que confluyen en nosotras para ofrecérselo a la mujer que nace madre.

En países como Holanda, Alemania, Bélgica, Canada , Inglaterra, EEUU... la “Doula” es una figura profesional, reconocida y adaptada. Las estadísticas demuestran que la presencia de las “Doulas” en partos hospitalarios, en clínicas y en partos a domicilio dan: Partos más cortos y menos instrumentados, mejor interacción madre-bebé, mayor éxito de Lactancia Materna y menos depresión posparto. En nuestro país, nos encontramos en Andalucía, Cantabria, Cataluña, Madrid...
La aceptación de las “doulas” en los servicios de maternidad es un nuevo paradigma que ya se va reconociendo, por la importante colaboración que ésta tiene hacía el bienestar físico y emocional de la madre y el bebé. Puede ser muy enriquecedor, saludable, y productivo la colaboración entre matronas y “doulas” y demás profesionales del sector materno infantil. En este nuevo milenio que comenzamos deberemos ante todo y entre tod@s recuperar el saber ancestral de las mujeres, la colaboración entre nosotras, y mejorar la acogida de los bebes a este mundo ya que como todas sabemos la base de la sociedad del mañana son esos pequeños recién nacidos.

Contribuyeron en la realización del texto:
Lola Molina Regen (Monitora L.Leche -doula)
Laura Gutman (Pedagoga-doula)
Joni Nichols (Partera-doula)
Susana Olalla (Terapeuta Renacimiento -doula)
Podes visitar: web:
www.doulas.org

Aunque creo que este camino lo estoy transitando hace rato, mañana empiezo a caminar en él 'formalmente'.
Empieza mi formación para ser Doula.
Deséenme suerte :)

Agradezco a Susana Olalla, que me facilitó este texto, desde España.

11 comentarios:

Wollys dijo...

Te deseo mucha suerte, pero desearte solamente suerte creo que es poco generoso de mi parte.

Me alegra mucho saber y sentir que empezas a caminar esta nueva etapa de tu vida(continuacion o consecuencia), te conozco y te amo hace mas de 13 años, se tu inquitud por el parto (como acontecimiento maraviloso de la vida) conozco esa madre increible que sos y te agradezco por mostrarme un mundo magico para mi desconocido.

Mi deseo mas profundo para vos, MI AMOR, en este desafio de ser DOULA, es que seas muy FELIZ, que encuentres tu espacio de entrega y vocacion, que sigas descubriendo esa GRAN MUJER que sos y que tu interior se llene de VIDA con este ayudar a dar ViDA.

TE AMO

Alex dijo...

Che, me hicieron llorar. No puedo más que darles gracias a ambos, a vos Turca por ser capaz de dar amor tan desinteresadamente y a vos wollis por no tener un gramo de verguenza y hacer una declaración tan hermosa y tan pública.
Encontrar el camino es una de las mejores cosas que nos pueden pasar, si sentís que este es el tuyo, adelante, no necesitás que te deseemos suerte, ya la tenés.
Besotes

cyn dijo...

Turca por esto te quiero tanto, por brindarte asi con todos.
Exitos mañana amiga, que te vaya bien en este camino que comenzas y me gusta mucho leerte cuando contas estas cosas. Besos grandes

marxxiana dijo...

siempre leo en silencio, disfrutando de tus palabras, pero hoy me picó la curiosidad, pregunta: donde podes formarte como doula?
beso y felicidades

Mumimamá dijo...

Claro que te deseo mucha suerte!!! Te acompaño desde acá en tus comienzos como "doula". Que lindo. Cómo me gustaría ir con vos!!! Dónde te anotaste, en la escuela de L.Gutman?

Hada Madrina dijo...

Me encantó este nuevo desafio!!! te deseo lo mejor y contá conmigo para lo que necesites!
Cuando lo tuve al mayor, despues de que nos dieron el alta (el se habia quedado internado unos dias por bilirrubina alta), me fui a vivr a la casa de mi abuela, al lado vive mi vieja. Estuve con ellas dos meses, hasta que me acomodé! Ma ayudaron muchisimo, me senti identificada con lo que decis de la vieja época que hay que recuperar de algun modo

Erika. dijo...

Muchisima suerte en esta experiencia maravillosa... Besitos para Vale y Lou.

Caracol dijo...

Iba a hacer un comentario caracolesco, pero sería arruinarlo.
Mejor no.
o si ?

hhhmmmm, no se, no se...

Fer Caleb dijo...

¡Qué bueno! Es cierto, si bien hay excepciones, en general las mujeres ya no tienen ese círculo femenino que las acompañaba en todo lo que hace al embarazo y a la crianza de los hijos. Y aun cuando los papás estamos más en todo el proceso y lo vivimos en una forma completamente distinta de los hombres de generaciones anteriores, realmente no es lo mismo, sencillamente porque las pataditas en la panza las tocamos de afuera, el parto como máximo lo presenciamos, y por más que nos podamos poner siliconas, nuestras tetas no darán leche alguna...
Qué bueno lo de las doulas, no conocía la figura en sí, aunque mi señora, por ejemplo, iba a consultar a un grupo de seguimiento de la lactancia por problemitas cuando fue primeriza. Suerte y felicitaciones. PD: no seas vaga, che, comprale a Valen unos calzoncillos, no sabés la cara de orgullo de mi nene cuando se empezó a poner calzones parecidos a los míos!

Marian dijo...

Que bueno Turca!
Seguramente nos vas a ir contando como es esto de acompañar las mujeres en esos momentos tan delicados...
Te dejo un beso enorme y Felicitaciones!!

JENNY dijo...

Suerte y adelante!
Ojalá aqui hubiera cursos de doula, seguro me inscribiría en uno es super interesante!!
Espero que nos cuentes tus progresos y tus impresiones!
Un abrazo!