lunes, 28 de julio de 2008

Parir fisiológicamente

El obstetra Víctor Ibarguren habla de cómo humanizar los nacimientos
“El parto es un fenómeno instintivo que hay que perturbar lo menos posible”

El médico critica el modo en que se produce la mayoría de los nacimientos. En la filosofía del parto respetado-que defiende-la mujer tiene voz y voto, elige la posición más cómoda, busca la intimidad y hasta opta por parir en su propia cama, tal como hacían nuestras abuelas.

por Paola Galano
paolagalano@lacapitalmdq.com.ar

Las normas dicen que la mujer embarazada a punto de parir debe estar sujeta a una cama, atada a un suero, semi sentada y con anestesia. Si el trabajo de parto se extiende en el tiempo, muchos profesionales no dudarán en aplicarle de modo artificial la hormona de la oxitocina, con el fin de que las contracciones se aceleren y para en veinte minutos. Si el canal de parto es estrecho, tampoco dudará en realizar “la práctica quirúrgica más diseminada en el mundo”: la episiotomía. Es decir, hundir el bisturí en la vagina de la futura madre para ampliar el espacio y “ayudar” al bebé por nacer. Las cesáreas se programan con anticipación para evitar que los chicos nazcan un fin de semana y arruinen así los planes del obstetra. Tanta intervención médica, tanta tecnología aplicada al nacimiento, invirtió los roles. Los protagonistas del parto ya no son la mamá y el bebé, sino los equipos profesionales cada vez más entrenados en la rapidez.
Crítico de esta situación que terminó deshumanizando la llegada de un ser humano al mundo, Víctor Ibarguren propone volver a escuchar los tiempos de la naturaleza, que no son otros que los tiempos de la mujer. Sincero, dice:”Me parece que nuestra profesión es muy soberbia. Es tiempo de que cada uno de los profesionales que estamos a cargo de la asistencia de los partos revisemos nuestras prácticas, ver qué sirve y qué no, y hacer un balance con humildad”.
Inquieto, insatisfecho con la forma “institucional” que adquirieron los nacimientos en los hospitales y clínicas, Ibarguren empezó a informarse sobre los partos respetados, un concepto al que arribó de la mano del especialista francés Michel Odent y de su libro “Nacimiento renacido”, entre otros que consultó.
“Me pasaba que no sabía por qué cuando bajábamos a la sala de parto a una mujer que tenía dilatación completa de pronto se le iban las contracciones. Entonces, ¿qué hacíamos? Le poníamos un suero, le poníamos oxitocina y que pariera en veinte minutos. Después me di cuenta de que esto ocurría porque sacábamos a la mujer de la habitación en la que había anidado, el alerta y el estrés que eso producía le frenaba todo. Es que uno está entrenado en que el parto tiene que durar un tiempo determinado”, relata.

Como hembras mamíferas

“Los médicos no sabemos qué es la fisiología del nacimiento”, vuelve a criticar Ibarguren, que es integrante del equipo de obstetricia del Hospital Privado de Comunidad. “La gran mayoría de las veces el parto podría fluir solo”, es decir, sin necesidad de medicalización.
El médico llega a esta conclusión a partir de observar a la hembras mamíferas. “Quien comanda el parto es el cerebro primitivo, común a todas las hembras mamíferas. Pero la mujer como ser racional tiene un cerebro nuevo, que es el cerebro del intelecto, donde llega todo lo que nosotros somos capaces de aprender y reproducir-explica-. El cerebro viejo es el que rige lo instintivo. Si reconociéramos que el parto es un fenómeno instintivo y no se puede controlar y que hay que perturbar lo menos posible seguramente habría muchas menos complicaciones en el campo de la obstetricia”.
Ibarguren señala que en el momento de dar a luz las necesidades de la mujer son dos: sentirse segura y no sentirse observada, tal como le ocurre a todas las hembras mamíferas a punto de parir. “Los animales que viven de día paren de noche, y viceversa. Y buscan la intimidad. Una hembra humana durante el trabajo de parto necesita sentirse segura sin sentirse observada-agrega-. De la misma manera, una gata se aísla, pare en un placard, en una canasta, pero sola y sin que haya gente ni otros animales. Si esa gata intuye el peligro su mismo cerebro troncal va a hacer que se inhiba el parto. La gata va a generar adrenalina, que es la hormona del estrés, y el parto se va a reiniciar cuando vuelva a encontrar seguridad. La interferencias en el trabajo de parto son todos estímulos que inhiben el cerebro primitivo”.

-¿Desde un hospital, cómo se podría contribuir a cuidar la intimidad de la parturienta?

-Hacer que la mujer para en penumbras o con poca luz, con poco ruido, sin que haya portazos ni un montón de gente observándola, y que la partera o médico hablen lo menos posible, porque el lenguaje es el principal estímulo que molesta. Y crear un clima amoroso. El acompañamiento amoroso de la pareja es la clave y también el de una mujer que ya haya parido. Un parto respetado implica un entorno amoroso en el nacimiento.

-¿En Mar del Plata, la futuras mamás aceptan parir de un modo natural?

-No muchas, aunque sí creo que hay mujeres que están buscando otras alternativas, están buscando ser protagonistas. Yo soy optimista y creo que es una cuestión de tiempo, porque el cambio viene de abajo, viene de las mujeres. Todavía me parece que el parto respetado es para una minoría, una minoría cultural más que económica, y que está empezando a cobrar fuerza porque además son mujeres que vienen de malas experiencias, de malos partos.

-¿Esta posibilidad de elegir que tiene la mujer en el parto respetado también influye en la decisión de no permitir una episiotomía?

-Sí, también. La episiotomía es la práctica más difundida en el mundo. Tiene sus motivos pero en la gran mayoría de los partos no es necesaria. Es un corte que uno hace en el periné para ampliar el canal de parto y acelerar la salida del bebé. El fundamento de su práctica es que previene prolapsos y desgarros. Pero hoy no se sabe si los previene. Yo las trivializaba, decía “es un corte”, pero después observé que la mujer continúa con dolor en la vagina durante el puerperio. Y hay mujeres a las que les cuesta volver a retomar su actividad sexual. Cuando empecé a formarme empecé a ser más respetuoso.

-Esta clase de nacimientos abarca la posibilidad de un parto en el domicilio. ¿Es seguro parir en casa?

-Hay estudios que indican que un parto planificado en el hogar es seguro, en general por ignorancia se lo ataca mucho. Todos piensan que es inseguro y yo diría que es todo lo contrario, porque en el parto en domicilio no se va a intervenir y la mayoría de las complicaciones que vemos en los hospitales son secundarias de intervenciones innecesarias. En un parto natural no hay goteo, no hay suero, no hay anestesia, no hay una peridural. Y los que planifican el parto en el hogar seguramente tienen un equipo de salud, porque el parto es seguro pero con una asistencia, o de una comadrona, o de un médico o de dos parteras. Y en un parto domiciliario tiene que haber un plan B: es decir que pueda haber un traslado. Está en la pesquisa del profesional ver en qué momento se puede hacer el traslado. Pero es raro que un parto en domicilio se complique. Creo que un parto respetado puede lograrse en una institución, por supuesto, pero en un domicilio es donde está a pleno la fisiología verdadera.

Los efectos en el futuro adulto

Las consecuencias de vivir un parto intervenido o uno humanizado no sólo las padece la madre, sino también el niño y el futuro adulto. “Michel Odent dice que somos como nacemos y que para vivir mejor debemos nacer mejor”, señala el obstetra Víctor Ibarguren. “Se sabe que los niños nacidos en parto que fueron agresivos como los instrumentales, en los que se usan fórceps o ventosas, tienen más nivel de agresividad en la vida adulta”, agrega.
Además, comenta que algunos especialistas del exterior trataron de relacionar los niveles de suicidio, de trastornos emocionales y psíquicos con el modo en que nacieron estas personas. Y se comprobó que en muchos casos esas pulsiones autodestructivas o depresivas correspondieron con alumbramientos no del todo humanizados. “Parecería que hay una causa-efecto”, dice.

9 comentarios:

Charo dijo...

Excelente la nota!!
Me llamó mucho la atención lo que explica de la episiotomía. En mi caso, no sentí nada a nivel físico (no me dolieron los puntos, ni me costaba sentarme), pero me sentí como ultrajada. Es aún una sensación muy desagradable internamente.

la cigarra silvi a. dijo...

¿A vos, a Uds, les parece andar difundiendo semejante barbariadad?:

Los efectos en el futuro adulto

Las consecuencias de vivir un parto intervenido o uno humanizado no sólo las padece la madre, sino también el niño y el futuro adulto. “Michel Odent dice que somos como nacemos y que para vivir mejor debemos nacer mejor”, señala el obstetra Víctor Ibarguren. “Se sabe que los niños nacidos en parto que fueron agresivos como los instrumentales, en los que se usan fórceps o ventosas, tienen más nivel de agresividad en la vida adulta”, agrega.
Además, comenta que algunos especialistas del exterior trataron de relacionar los niveles de suicidio, de trastornos emocionales y psíquicos con el modo en que nacieron estas personas. Y se comprobó que en muchos casos esas pulsiones autodestructivas o depresivas correspondieron con alumbramientos no del todo humanizados. “Parecería que hay una causa-efecto”, dice.


Por si tener el objetivo centrado en el parto humanizado no les deja ver, por ahí no se dan cuenta lo terrible de estas afirmaciones.

Estoy a favor del parto humanizado, pero no porque si no mi hijo va a ser un traumado o trastornado o porque es posible que se suicide en el futuro.

Debería darles vergüenza andar diciendo estas cosas, que por otra parte, no son ciertas.

Si bien el nacimiento es una experiencia fundamental, su carácter determinante lo tiene más para la madre que para el niño, un niño no se traumatiza ni se angustia emocionalmente por macer por cesarea o de una manera diferente a la habitual, pero una mamá si puede angustiarse mucho, sufrir y deprimirse cuando un parto se da bajo condiciones que la incomodan de alguna manera y con las cuales no se siente feliz ni a gusto. Desde luego que esta frustración y esta angustia no quedan del lado de la madre, sino que ella de múltiples formas la traslada a su bebé.

LaPaKa dijo...

Turca, hace menos de un mes tuve a mi segundo bebé, por cesárea "electiva" lo llamaron, no estoy muy segura de la clara definición de la palabra, sin opción lo llamamos mi pareja y yo, hemos pataleado de lo lindo buscando q este parto fuera un parto natural, pero nos hemos topado con todos los noses posibles habidos y por haber y como si eso no fuera suficiente, buscamos un alumbramiento(cesárea o no) más humanizado, todo programado para na fecha x y tres semanas antes rompí bolsa, y con toda la tranquilidad(mentira, me moría del miedo) dos horas mas tardes me fui a la guardia del lugar donde me atiendo y allí aun con la cesárea electiva, me hicieron tacto, me hicieron el ingreso forzado aun sabiendo que mi obstetra me esperaba, fue feo, doloroso y humillante al pepe, las mil y una de la cesárea son muchas, el tema devino en que queríamos que nuestro bebé tuviera un nacimiento y primeras horas menos invasivas que las de nuestro otro bebé(quién por cierto recuerda los pinchazos recibidos en sus primeros momentos de vida, ya que fue internado, recuerda el lugar específicamente, esto va en respuesta a la cigarra, sin afán de polemizar, le cuento nuestra experiencia con nuestro hijo de 4 años)y generó un revuelo tal que se reunieron los médicos en junta medica porque no queríamos que pincharan al bebé y no lo aspiraran a menos q fuera necesario, y la vitamina k oral y no inyectada, etc, cosas que se salen del parámetro, los desestructura, en fin de humano no tuvo mucho, y lo hemos pedido a gritos, creo que los médicos no tienen mucha idea de lo que se siente estar allí...

seguiría pero básicamente lo que quiero decir es que se puede tener un parto natural, la cuestión es buscar el ámbito adecuado.

Besos!

Turca dijo...

Hola Charo!
Cómo no te vas a sentir ultrajada??? Para mi no sólo es un acto innecesario, sino que es una violación a losderechos humanos, un delito. Ya que se mutila a la mujer sin su consentieminto, violando claramente el derecho que todos tenemos a decidir sobre lo que se hace sobre nuestro cuerpo. Porque cuando estamos con nuestros genitales totalmente expuestos en la sala de parto, simplemente nos meten un tijeretazo y cortan, sin antes preguntarnos si estamos de acuerdo, mucho menos, contarnos sobre las ventajas, desventajas y posibles complicaciones, trastornos y consecuencias que puede acarrearnos una "episio".
Te dejo un link con información y evidencia científica que habla de lo inútil y nefasto de esta práctica, teniendo en cuenta especialmente, que en nuestro país se nos practica episiotomía en forma rutinaria al 98% de las mujeres primerizas: http://www.episiotomia.info/index.php?option=com_content&task=view&id=28&Itemid=9
Un beso Charo!

Hola Sil, tanto tiempo!
En primer lugar, vos me conocés hace rato, te cuento que, más allá de trabajar concretamente in situ acompañando a las mujeres para que tengan mejores partos y sus hijos sean respetados en el momento sagrado de su aterrizaje en este mundo, yo soy una comunicadora. Siento que una de mis misiones en esta vida que estoy transitando, es difundir todo lo referente al cuidado y respeto en el inicio de la vida.
Vos sabés que soy una buscadora y una estudiosa del tema.
Por otro lado te cuento, porque parece que no lo hemos hablado antes, que jamás publico o comparto información que no esté basada en sólida evidencia científica. Por supuesto que este post no es la excepción.
El Dr. Michel Odent es una figura emblemática en el mundo, médico cirujano y obstetra, que ha estudiado todo lo referente a la cesárea y sus consecuencias profundamente, palabra calificada y referente para toda la comunidad médica internacional en temas obstétricos y fundamentalmente, pionero en la investigación del parto libre y respetado. Tiene una libros e investigaciones publicados que son de lectura obligatoria para todo aquel que quiera sumergirse en el mundo del parto humanizado y uno de los creadores del concepto de Doula como acompañante emocional para el embarazo, parto y puerperio.
El Dr. Odent ha creado una base de datos basada en sus investigaciones y las de otros organismos internacionales en donde vas a encontrar toda la evidencia científica que avala estos dichos que tanto cuestionás. Podeés visitar el sitio que es: http://www.birthworks.org/site/
Por lo menos a mi, me tranquiliza sobremanera saber que está toda esta gente tan capacitada estudiando e investigando en pos de las madres y los niñs. Sí me parecería terrible, como vos decís, saber que existe toda esta información y así y todo no poder hacer nada para que los nacimioentos sigan siendo inducidos y conducidos sin miramientos, sin pensar en las consecuencias que esto puede acarrear para la sociedad futura, especialmente para la psiquis de estos futuros adultos... Pero la palabra no es terrible... creo que es frustrante...
Te dejo un beso.

Lapaka: Lo valorable es que a pesar de que sabían que tenían que luchar contra un coloso como lo es sistema médico, no bajaron los brazos. Tu hijo te lo agradece :)
Gracias por pasar!

Besosssss a las tres y gracias por compartir sus pareceres. Siempre el intercambio es enriquecedor.

Mariana dijo...

Turca querida
sigo tu blog, me encanta.
Nos conocimos en lo de Sandra en el abordaje.
Me encantaria estar en contacto con vos. Yo fui a lo de San a buscar un pvdc, que no pudo ser. Pero lo que he crecido, lo que aprendi, el contacto con otras mujeres grosas. Estoy muy agradecida. Te dejo un beso grande.
Mariana

Turca dijo...

Bienvenida Mariana!
Escribime cuando quieras... no tengo tu mail... ahí te dejé el mío.
Besito!

ana+) dijo...

"Ibarguren propone volver a escuchar los tiempos de la naturaleza, que no son otros que los tiempos de la mujer."
Que fácil y que difícil a la vez, no?

En mi pequeña experiencia de panza me doy cuenta como los tiempos son fundamentales; que maravilla cuando los demás tan solo pueden dejarte ser en TU momento.
Besos

la cigarra silvi a. dijo...

Hola Turca.

Después de leer los artículos del Dr. Oden y para poder explicar mejor lo que quiero decir que a mi parecer es importantísimo para que el mensaje sea claro, te hago referencia a uno de ellos:

http://birthpsychology.com/primalhealth/primal6.html

El Dr. Odent recopila información de estudios, los cuales al parecer indicarían que existe una posible relación entre la forma de nacer y algunas consecuencias a largo plazo.

En algunos párrafos menciona conductas que podrían relacionarse a “la asociación de complicaciones al nacer, junto con principios de separación de nacimiento o el rechazo de la madre”.

En otros habla de un estudio en el que “se enumeró los factores que predisponen para el autismo o que pueden exagerar los síntomas”.

Y concluye, y esto es fundamental, en que:
“Los resultados de los principales estudios que han detectado vínculos entre la forma en que las personas nacen y las diferentes formas de una alteración en la capacidad de amar (...). Esto indica que otras investigaciones se debe hacer”.

¿Te das cuenta de la diferencia?
Dista mucho de ser EVIDENCIA científica y menos puede AVALAR.
Son indicativos e implican un rumbo investigativo, pero no se pueden hacer afirmaciones.

Es más, tengo una amiga que trabaja en un centro para niños autistas y te puedo asegurar que son incapaces de afirmar nada parecido a "factores que predisponen para el autismo o que pueden exagerar los síntomas", siempre que hablábamos cuando yo estaba embarazada y le preguntaba el porque del autismo, que puede ser, de donde vendrá, ella no me podía decir nada, porque sencillamente aún NO SE SABE. Esta en investigación.
Te puedo contar por ejemplo que el autismo se da más en hombres que en mujeres, ¿entonces querría decir que justo fueron más varones los que no tuvieron un parto humanizado?

Por otra parte y ya para cerrar te cuento que había leído algo respecto a las neurociencias en un manifiesto del nacimiento, que decía:

“La neurociencia ha demostrado que el nacimiento juega un papel fundamental en la formación de la infraestructura cerebral, de la base de nuestro inconsciente y de los elementos de nuestra personalidad. El nacimiento deja una huella duradera en nuestras psiques porque queda grabada en todas y en cada una de las células de nuestro cuerpo, moldeando el cerebro para que se adapte al estrés y al dolor, a los vínculos emocionales y al amor”.

Por supuesto que acudí a un profesional para sacarme todas las dudas y esto me dijo:

“Me parece perfecto y muy enriquecedor el aporte de las neurociencias, pero que si bien estas pueden decirnos mucho sobre la estructura cerebral, los neurotrasmisores y otras cosas más, no pueden decirnos nada sobre la estructuración de nuestro inconciente y nuestra personalidad. El cerebro no es igual al psiquismo, son cosas diferentes, y no hay manera de que las neurociencias puedan "localizar" el inconciente ni explicar su origen y su modo de funcionamiento”.

A mi me interesa y moviliza mucho el tema de los niños y su crianza, y no solo porque soy mamá sino porque siento que es nuestro deber como adultos aportar lo que sea necesario para que existan niños felices y amorosos.

Entonces cuando leo semejante crucifixión hacia ellos, dicha con tal liviandad, sin comprobación científica, aunque sea por una buena causa que es el parto humanizado y con el cual estoy totalmente de acuerdo te vuelvo a repetir, a mi no me gusta.

Se que sos una buscadora, lo sé, te leo desde hace mucho. Me di licencia de transmitirte mi parecer sobre "estos dichos que tanto cuestiono". Cuestionarse no creo que sea malo, para vos tampoco, por eso te pido entonces que busques un poco más y ahondes en este tema porque es muy importante y estaría bueno entre todos sacar algo de este mini debate, porque al final de cuentas todos queremos lo mejor para ellos, los bebés.

Besos y saludos.

coti dijo...

Muy interesante el artículo, te cuento que soy primeriza, mi bebe tiene casi cuatro meses y como rompi bolsa me hicieron cesárea, hasta ahi no fue nada, xq no fui nerviosa ni un poquito, el tema empezo a la semana, se me hizo un hemorragia interna!!!!, la pase fatal, se me infecto, quede anemica y tuve como 20 dias de reposo sin poder atender a mi bebé como me habia imaginado, por suerte (entre tanto contratiempo!) no me operaron, sino que solo me fue drenando, pero la verdad es que la pase muy mal, no se si fue que me pusieron mal la sonda en el quirófano o cosas del destino que a veces pasan, pero lo cierto es que quedé asustada y esto pesa en la decisión de volver a ser madre algún día.