viernes, 20 de octubre de 2006

El útero o corazón arcaico (Parte 3 y última)

Todavía hay una observación más sobre la fisiología del parto en la especie humana:
Al adquirir la posición erecta, el plano de inclinación del útero se hace casi vertical, quedando el orificio de salida hacia abajo, sometido a la fuerza de la gravedad. Esto supone/requiere un perfeccionamiento del dispositivo de cierre y apertura del útero, un cierre más fuerte para sujetar 9 u 11 Kg. de peso contra la fuerza de la gravedad. Y el dispositivo de cierre y apertura del útero no es otra cosa que el cuello, cuya relajación total deja una abertura de hasta 10 cm. de diámetro. Por eso “el origen del auténtico orgasmo femenino está en el cuello del útero”. Nuestra opinión, contrastada con Merelo-Barberá, es que el orgasmo fue el invento evolutivo para accionar el dispositivo de apertura del útero.
Esto da coherencia a los datos inconexos del punto 1º, y permite acercarnos al modo de vida que expresa la simbología de la cultura pre-patriarcal: "explica el paso del útero al corazón, del hysteron a la histeria, de la serpiente como símbolo del bien a la serpiente como símbolo del mal”. Extracto de “La sexualidad de la mujer”. Casilda Rodrigañez

“Si las niñas bailasen las danzas del vientre con sus hermanas mayores, sus madres, sus abuelas, y nadasen como sirenas, crecerían sin parar de mover las caderas, la pelvis, el útero; y éste volvería ser como un pez que se mueve en nuestro vientre, tal cual lo representaban en el neolítico. Cuando se habla de recuperar nuestro cuerpo de mujer, en concreto quiere decir recuperar la sensibilidad y el movimiento uterino. Que nuestro vientre canalice y exprese nuestra emoción y nuestra alegría de vivir.”

LA RECUPERACIÓN DEL “LATIDO DEL UTERO”

Tenemos varias “pistas” que podemos seguir. Una de ellas es la tradición olmeca que están recogiendo algunas mujeres, como Silvia Sterbova y Elena Lázaro; recuperando el pensamiento y los ejercicios de aquella civilización para expandir 'la energía femenina', nos proponen 'las prácticas femeninas' para lo que ellas llaman el 'despertar del útero'. Esto está directamente relacionado con lo que dice Carlos Castaneda en su libro Los pases mágicos: Según Don Juan Matus, uno de los intereses más concretos de los chamanes que en la antigüedad vivieron en México es lo que denominaban 'la liberación de la matriz' ...A los chamanes les interesaba 'el despertar' de la matriz porque, a parte de su función primaria reproductora, sabían de una función secundaria; una capacidad para procesar conocimientos directos sensoriales e interpretarlos directamente sin el auxilio de los procesos de interpretación que todos conocemos (lo que también podemos llamar 'conocimiento o intuición visceral' de lo que desean l@s hij@s, por ejemplo). ...
Al igual que otros chamanes de su linaje (Don Juan) estaba convencido de que si se apartan del ciclo reproductor, la matriz y los ovarios se convierten en herramientas de percepción, y ciertamente, en el epicentro de la evolución... En virtud de los efectos de la matriz, las mujeres ven directamente la energía con más facilidad que los hombres, decían y se quejaban de que las mujeres no son conscientes de su capacidad... Resultaba paradójico que la mujer tuviese a su disposición un poder infinito y no se interesara por conseguirlo. Don Juan estaba convencido de que esta falta de deseo de hacer algo no era natural, sino adquirida.
Quizá si las mujeres estaban menos interesadas que los chamanes en la evolución humana en sentido general era porque estaban más interesadas en la evolución concreta de sus criaturas y a ello dedicarían su 'energía', su capacidad de percepción, su intuición. En cuanto a las funciones secundarias, cabe imaginar, y así debió de ser por las informaciones que tenemos, que en un contexto matrifocal, a las mujeres les sobraba energía y tiempo para desplegar su capacidad de percepción y su intuición a otros aspectos de la vida y de su conocimiento.
En cualquier caso, 'los pases mágicos', o sea, lo que nosotras llamaríamos 'ejercicios', que Castaneda recopila, sin duda favorecen el despertar de la sensibilidad uterina, puesto que tienen por objeto anular las consecuencias de la socialización nociva que las (nos) vuelve indiferentes.
En nuestra cultura, la matriz es una gran desconocida; ha sido rebajada a una víscera con un papel casi vegetativo, cuando no como un sifón de un sistema de cañerías. Sin embargo, si el cerebro es una especie de unificador a ciertos niveles de nuestra percepción y de nuestra voluntad, a otro nivel, la matriz es otro centro de percepción y de toma de decisiones (las 'viscerales'). Podríamos decir que el 'alma' en el sentido de 'ánimo' de la mujer, en cierto modo es la matriz. En este mundo la mujer está 'desanimada', 'desalmada', paralizada, porque la vitalidad genuina de la mujer es incompatible con esta sociedad y por eso quedó prohibida y excluida de este mundo (desterrada al Hades); como dice Melandri, es como si el existir de la mujer se hallase ya incluido en una forma de existencia que la niegan en cuanto a mujer; como si la única posibilidad de existir en este mundo tuviese como condición la 'indiferencia' de la matriz, la castración de la mujer que después de tres o cuatro milenios de dominación física, se efectúa ya a nivel simbólico e inconsciente (No por casualidad en la Biblia, el establecimiento de la sociedad de dominación sobre todo el ecosistema se enuncia paralela y simultánea al parir con dolor.) y esta castración de la mujer trae consigo, tanto la congelación de su 'capacidad de percepción' que decían los chamanes, como el realizar la función primaria reproductora en ese estado de 'indiferencia',- lo que con otras palabras, llamamos 'robotización', que quiere decir eso, 'des-animación', o 'des-vitalización'.
Desde el campo del psicoanálisis y de la sexología, la psicoanalista francesa Maryse de Choisy ha constatado, referido al útero, algo muy parecido a lo que dice Michel Odent referido a los médicos obstretas: no saben lo que es un parto porque sólo han conocido los partos hospitalarios; entonces se dedican a hacer 'ciencia' y a sentar cátedra sobre el parto de una manera falaz, sobre una base no verdadera, no cierta. Maryse de Choisy dice que los profesionales de la sexología, que han 'sentado cátedra' sobre la sexualidad, lo han hecho basándose en un tipo de mujeres determinado; pero como dice ella, las mujeres 'uterinas' o 'cérvico uterinas' no se preocupan por la sexualidad ni acuden a las consultas de los sexólog@s. Es algo como que nadie se preocupa de su hígado mientras le funciona bien, y sólo empieza a preocuparse cuando le deja de funcionar bien; a continuación, imaginemos lo que sería ir a un médico que desconoce el funcionamiento normal del hígado a que te lo arregle... Se institucionalizaría una patología hepática mantenida y reproducido por el Poder médico. Hace poco hablando con un grupo de gente joven, una chica decía que ella no había hablado nunca con nadie de que notaba y sentía su útero porque pensaba que era lo normal, que todas las mujeres lo sentían. Así concluíamos que era muy importante hablar de ello, eliminar el pudor absurdo que pueda haber, que solo sirve para mantener la ignorancia.
Maryse de Choisy después de diez años de trabajo con cuestionario, ofrece una perspectiva sobre el orgasmo femenino que rompe la tradicional dicotomía 'orgasmo vaginal-orgasmo clitoridiano'. El orgasmo más global e importante de la mujer, afirma, no es ni vaginal ni clitoridiano; apretando los muslos o los glúteos firmemente (las mujeres) alcanzan un tipo de orgasmo que arranca en el centro de su cavidad pélvica, en algún punto muy profundo de su interior, y se expande por todo el cuerpo... pues el verdadero orgasmo femenino es cérvico-uterino, o tiene su origen en él...
Tenemos también la pista a seguir de las mujeres de la India, que nos proponen la práctica de la visualización, con los pétalos de la flor de loto abriéndose... o la imagen de las ranas pre-colombinas palpitando rítmicamente como un corazón... o el animal errante de Platón y otros, quitándole la intención peyorativa y visualizando/sintiendo una preciosa ameba que se alarga y se encoge y se vuelve a alargar, y se mueve, una onda tras otra, como las parras de las cenefas y frisos, que se enroscan una tras otra, (y de las que cuelgan formas uterinas en lugar de racimos de uvas); una ola tras otra, como los dibujos de los tentáculos de los pulpos en las vasijas neolíticas... hasta que el útero, más allá de su forma, se hace todo latido, pulso, ritmo, que irradia y expande el placer (por eso la oxitocina y el placer son también pulsátiles y rítmicos).
O la 'pista' de las mujeres de Arabia Saudí, bailando la danza del vientre en corro alrededor de la parturienta, para inducir su movimiento uterino... o el movimiento de los delfines, o la experiencia conocida de la pornografía por la cual sabemos que el neocórtex puede inducir la excitación sexual, a falta del deseo de el/la otr@, y no solo la falocéntrica...

La danza del vientre, dice Karmele O'Hanguren:
No tiene fecha de nacimiento, pero parece ser la supervivencia de una forma de danza ligada a los ritos de fertilidad y maternidad, ya que reproduce simbólicamente los movimientos de la concepción y del alumbramiento... En sus distintas versiones, que van desde el raks sharki con música clásica árabe, al estilo baladí más popular, la danza del vientre es uno de los bailes más sensuales del mundo reservado únicamente a mujeres. .... Las mujeres que la practican obtienen importantes beneficios fisicos, como la regulación de los ciclos menstruales, la renovación de la energía corporal y un conocimiento mayor del cuerpo y de los propios sentimientos. No requiere un cuerpo escultural ni un vientre plano, por lo que las aprendices de bailarinas aprenden a amar su cuerpo y a descubrir su gracia y su sensualidad. Por estos motivos, la danza oriental vive un momento de gran auge...


Por último, recordar que los ejercicios que se recomiendan para fortalecer los músculos pélvicos en la preparación al parto, también sirven en las no embarazadas para despertar el útero inmovilizado.
También podemos afirmar que mujeres que conocemos, sin mediar prácticas femeninas olmecas, ni visualizaciones hindúes, ni pases mágicos, ni danzas del vientre, con el solo hecho de saberlo, han recuperado la percepción sensible de su útero. Por eso creo que aun siendo difícil, no es imposible perder la rigidez e insensibilidad producidas por la represión de la sexualidad básica, a lo largo de toda una socialización castradora.
El yoga también nos puede ayudar. Yo no lo practico ni lo conozco, pero transcribo una carta de un amigo: Tanto el yoga... como otras terapias se basan en los siete chakras de energía del ser humano. La kundalini (representada simbólicamente con una serpiente enroscada) es la energía vital que se encuentra en el segundo chakra, a la altura de los genitales, y la función de este chakra es movilizar la kundalini (la serpiente se desenrosca y se mueve) y redistribuirla por todos los otros cinco chakras (el primer chakra, que se encuentra más o menos entre los genitales y el ano, es el encargado de tomar contacto con la energía vital de la tierra para que el segundo chakra la pueda canalizar). Tanto en yoga como en las psicoterapias corporales que te comento son práctica habitual ejercicios de movilización de la cadera para activar la kundalini, es decir, la energía vital y/o sexual. Una persona con poca movilidad y conciencia de esa parte del cuerpo es una persona que no canaliza correctamente esa energía. Es un poco como las danzas del vientre de las sociedades matrísticas del neolítico...” Casilda Rodrigañez

Con o sin caderín... A mover las caderas chichis!!!
Pasen por lo de Lo, además de que es linda, divertida y está esperando su tercer hijo, dice cosas muuuuuy interesantes.

7 comentarios:

JENNY dijo...

Vaya, vaya... voy a tener que apuntarme a unas clases de danza del vientre o unas clases de yoga... aunque la danza suena más divertida!!!

Muy interesante el estudio!

Un abrazo!!

Ernestina dijo...

Estos ultimos post tuyos tendrían que ser declarados de Interes por la Secretaría de cultura..excelente Turca, me puedo pasar hora leyendote.Un abrazo

Gabriel dijo...

Teoría de la leche hervida
(o Una aproximación al Machismo de la Naturaleza)

La “cultura”, la “inteligencia” de la humanidad es producto del neocórtex. El neocórtex es la parte superior y la más desarrollada del cerebro del ser humano. La misma rige las aptitudes cognocitivas, la imaginación, el cálculo, el lenguaje, la memoria, etc. Mientras que, relegado a un plano de casi inexistencia en una inmensa mayoría de los casos, encontramos la parte límbica, el hipotálamo, los centros “primitivos” del cerebro, que es la parte que maneja los instintos elementales, las funciones automáticas, los sentimientos.
Ya nomás estamos diciendo que los sentimientos son “primitivos”, que la parte “inteligente” es la más desarrollada, que todo lo que sea intuitivo y que la razón no puede explicar, tiene que ver con lo “animal” que fuimos, mal que nos pese.
Dejemos por un momento al hombre y su capocha y vayamos a la cocina.
Prendemos el cronómetro, ponemos una cierta cantidad de leche en un recipiente metálico, llevamos el recipiente a una hornalla, la encendemos y dejamos que se caliente. Cuando el líquido hierve, rápidamente las burbujas, la elevación, el derrame... en algunos casos el fuego se apaga por el derrame, en otros, sigue prendido y el liquido continúa hirviendo. Si vamos a leer los tiempos, veremos que le ebullición y su violenta manifestación ocurre en un lapso muchísimo menor que el resto del proceso, pongamos que llegar a ese punto le llevó a la leche unos diez minutos, pues el derrame ocurre en los últimos cinco segundos.
Lo mismo ocurrió con el cerebro humano en la evolución de la vida sobre el planeta. El desarrollo de las fuciones “elevadas” del cerebro humano fue tan rápido en comparación con el resto de la evolución como el derrame de la leche sobre la hornalla.
La naturaleza es sabia? La naturaleza permite el desarrollo de conductas que atenten contra ella? Podemos nosotros con nuestra insignificante escala, obtener una respuesta acertada?
La naturaleza nos está dejando “desarrollar” aunque claramente podamos ver que ese desarrollo no le conviene. Ni a ella ni a nosotros. No nos conviene a largo plazo. De qué nos sirve terminar derramados? Alguien va a venir con un trapo cuando todo se enfríe y a la mierda.
Aquí quiero meter este bocadillo: la naturaleza es más sabia que la “cultura” y si hace o permite algo, por algo será.
Quiero ver quién me retruca como espero.
Si la naturaleza permite que exista un neocórtex, sus razones tendrá. Si la naturaleza permitió que el ser humano evolucione luego del fracaso de los dinosaurios, si la naturaleza permitió que el útero se atrofie frente a la cultura (producto del neocórtex, producto de la evolución) quiero creer que sus buenas razones tendrá, o vamos a creer así callados la boca que el cerebro y sus consecuencias terminó siendo más fuerte que la naturaleza?
Cuando nos transformamos en bípedos perdimos mucho y ganamos mucho, cuando nos bajamos de los árboles también, cuando la visión superó al olfato también. Si ahora el útero perdió terreno, si las hembras terminaron relegadas en estas cuestiones de poderío frente a los machos de la especie, supongo que tiene que haber una explicación.

Yo creo que la naturaleza avaló estos cambios. No soy científico para explicarlo, solo me atrevo a “molestar” con esta teoría barata y que hace aguas por donde la miren. :P

Gracias.

Ernestina dijo...

Lo que exponés sobre el desarrollo del neocortex en comparacion con toda la anterior evolucion del hombre es así,fué rápido, y lo expone excelentemente bien Carl Sagan en el libro Los Dragones del Eden.
Te lo recomiendo.
Por otro lado , según este mismo autor hoy día por ejemplo ,el alumbramiento es doloroso debido al aumento de las dimensiones de la capacidad craneal( por el neocortex), nuestro cráneo poseé el doble de tamaño que el cráneo del Homo habilis....Teorias muchas.
Viste alguna vez una pared cualquiera, en la que (abandonada y a la intemperie)comienza a crecer un yuyo, se hace una planta etc.., que te quiero decir, que la naturaleza, la VIDA , siempre se las ingenia para manifestarse, aún en condiciones adversas.
Simplemente el cerebro tiene Plasticidad, se adapta y crece conforme es estimulado, y de acuerdo a esto se adapta tanto él como el organismo que controla, o sea el cuerpo.Se sabe que dentro de unos cuantos miles de años va a desaparcer el dedo gordo del pie, resabio de cuando andabamos necesitandolo para colgarnos del arbol.
El organismo se adapta a la cultura y costumbres, hace poco mandé (divagando)en un comentario algo que se me ocurrió y me pareció una soberana boludez y resulta que no es tan así.
Le decía a un blogger amigo que del cerebro usamos un diez porciento, la evolucion para usar un 30% debería ser muy lenta porque un cerebro funcionando de esa forma seguro generaria hormonas que tal vez este cuerpo de hoy no toleraria, Y un poco jugando tiré, cerebro 8.0 tendría problemas para correr en cuerpo 2.6.
Resulta que ya se descubrió que debido a las condiciones de strees en que se vive el cerebro ya está generando hormonas nuevas,(me lo comentó mi esposo dos dias despues)
La naturaleza es plasticidad, la cosa es,¿ en que terminaremos convirtiéndonos...?
Siempre hay un precio.

Anónimo dijo...

muy bueno todo. puedo hacer una pregunta maldita? que pasa con las mujeres, jovenes o mayores a las que por X causa sufrieron una histectomia? mi interes no es polemizar ya q comparto lo q expresaste, solo quiero desburrarme.gracias.besos

Gabriel dijo...

Buenísimo Ernie! justamente de ese libro (y de alguno que otro perdido por ahí en los años) fue de donde saqué lo que dije. El resto corre por mi cuenta. La cosa sigue siendo y según la teoría que expone nuestra árabe anfitriona, el útero como parte del cuerpo del humano, producto de la evolución de la especie es anterior al desarrollo del neocórtex. Tamos hasta ahi? Es así? Entendí bien? Ahora estamos con que las chicas se quejan y hacen piquete porque el útero (lo femenino) perdió poder frente a un producto del neocórtex como es la cultura machista, la religiosa, la que le sacó en definitiva la divinidad a la mujer.
A llorar al campito que, justamente, aún es naturaleza. De lo contrario sería "espacio verde" y ya se nota la mano de la municipalidad por lo menos :P

Turca dijo...

Jenny: Yo voy a por las dos!!!

Ernest: No jodas, ni siquiera lo escribí yo. Sólo soy un vehículo. Pero me encanta que a alguien le sirva. A mi me partió la cabeza cuando me llegó, y es un placer poder compartirlo.

Gaby: Yo supongo que la madre naturaleza "sabe" que las hembras humanas tenemos la capacidad necesaria para recuperar ese poder. De hecho hoy aquí, estamos revisando este curioso fenómeno desde la autoobservación. Lo que habla de un inmenso poder de superación y crecimiento :P

Ernest 2: Hoy en día los partos son dolorosos porque la reducción de la actividad cortical ("como estar en otro planeta"), es el aspecto más importante para que un parto se desarrolle sin complicaciones. Cualquier estimulación del neocórtex de la mamá (volverla a la realidad preguntándole si llenó el formulario h en admisión, hacerla que se sienta observada porque entran quichicientas enfermeras haciendo ruidos y ruiditos, rodearla de luces fuertes, intentar indicarle cuándo y cómo pujar para querer llevar el control a fin de que todo suceda en tiempo y forma, o sea, estimular la segregación de adrenalina cosa que inhibe la segregación de oxitocina) tiende a inhibir el proceso del nacimiento. Provocar miedo e incertidumbre en la mujer que sólo puede expresarlo a través del dolor...

Us. Anónimo: Te referís al goce sexual? Supongo que tendrán unos bellísimos orgasmos clitorianos y vaginales... Prometo investigar si ampliás tu pregunta.

Gaby 2: A llorar un catso! Otro bello producto del neocórtex es esta capacidad de autoconocimiento que tenemos las mujeres... Creo que lo tuyo es envidia pura!!! Lero lero!
(Te lo dije!!!) :P :P :P

Besos y gracias por estar.