sábado, 8 de noviembre de 2008

Muerte en la cuna

Cuando se desparrama la noticia por la “muerte súbita” de un bebé, el miedo a lo impredecible y la falsa aseveración de que esa posibilidad es “aleatoria” -es decir que le puede ocurrir a nuestro bebe en cualquier momento- se apodera de nosotros, con la idea fortuita de que dependerá de la buena o la mala suerte que tengamos.

Sin embargo las cosas no son así. La “muerte súbita” está mal nombrada. Tendríamos que llamarla “muerte en la cuna”. Para ser más exactos, habría que denominarla: “muerte en la cuna mientras está solo.”. No hay bebes sanos que mueran súbitamente en brazos de una persona maternante. Discutir si es mejor hacerlos dormir boca arriba o boca abajo, refleja la espantosa ignorancia que los occidentales compartimos sobre el universo de los bebes. Lo único a investigar es si los bebes duermen solos o si duermen en contacto completo y absoluto con otro cuerpo humano.

Toda cría de mamífero de cualquier especie sabe que no puede ni debe estar sola, porque queda expuesta a los depredadores. El bebe humano sabe exactamente lo mismo, por eso usa sus dos principales herramientas para su supervivencia: el llanto y la succión. Ahora bien, si después de llorar y llorar y llorar, ningún adulto acude a salvarlo...porque “tiene que acostumbrarse a dormir solo”, aparecerá la resignación y la dolorosa certeza de saber que está solo en este mundo. Luego, en su afán por ser amado, reclamará presencia y contacto corporal de múltiples maneras: enfermándose, llorando en momentos inadecuados, lastimándose, no aumentando de peso, deprimiéndose…hasta que una noche…en medio de un profundo silencio, decide no despertar más.

¿Y qué hacemos los hombres y las mujeres decentes y bien pensantes? Le decimos a la mamá que vuelva a trabajar pronto, que sea fuerte, que no afloje, que no se rinda, que la queremos, que sea valiente, que se ocupe de sí misma, que tenga garra, que luche, que siga adelante.

Mientras expulsemos a todas las madres del recogimiento y el silencio de la maternidad y mientras sólo las reconozcamos en los ámbitos públicos o exitosos, seguiremos siendo todos responsables por cada bebe que decide partir, harto de soledad, quietud y frío.

Laura Gutman

http://www.crianza.com.ar/

Laura Gutman es argentina, terapeuta familiar y escritora.
Lleva publicados varios libros sobre maternidad, paternidad, vínculos primarios, desamparo emocional, adicciones, violencia y metodologías para acompañar procesos de indagación personal. Es colaboradora habitual en numerosas revistas en Argentina y España. Dirige Crianza, una institución con base en la Ciudad de Buenos Aires, que cuenta con una Escuela de Capacitación Profesional y un equipo de profesionales que asisten a madres y padres.
Autora de: "La maternidad y el encuentro con la propia Sombra", "Puerperios y otras exploraciones del alma femenina" y "Crianza, violencias invisibles y adicciones"

4 comentarios:

sol dijo...

Que diosa esta Laura Gutman, gracias a ella y otros capos como Carlos Gonzalez,muchas mamás están recuperando sus sentidos. lamentablemente vivimos en una sociedad que precisa todo el tiempo validaciones teoricas- y que lo digan los libros- etc.. escuchando poco los instintos maternales( y mujeriles..)pero si esto sirve para sacar velos a las mujeres dormidas y tapar la boca a pediatrascon afanes de separar cada vez más a l bebé de la madre.... buenisimo!!!!. un beso grande turca, exelente tu espacio. Y aguante el colecho carajo!!!!!
sol

Turca dijo...

Gracias Sol por tus palabras!
Te dejé dicho en el otro espacio que me podés escribir y contarme lo que necesitás vivibriongos@yahoo.com.ar
Mi compañera está muuuy puérpera (parió hace 4 meses y tiene otros dos hijos más!) por lo que no estamos haciendo difusión oral por ahora, pero sí trabajando, así que estamos a tu disposición.
Besito!

Charo dijo...

Qué temita!! Comparto lo que citás. Pero cuánta polémica generó por otros blogs!!!
Siento que es valiente el escrito, quizás escrito un poco duro, pero valiente. Pide un cambio de paradigma que creo nos viene muy bien.
Gracias!!

Turca dijo...

Exactamente Charo!
Beso enorme.